[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Somos, IU y Pinsi presentan una moción para solicitar la retirada de la propuesta sobre un producto paneuropeo de pensiones individuales

Publicado el 20/09/2018

Somos Siero, Izquierda Unida y Pinsi presenta una moción en la que solicitan al Ayuntamiento de Siero que se dirija a la Comisión Europea para solicitar la retirada de la propuesta sobre un producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP), además de dirigirse  al Gobierno de España para que proponga y apoye la retirada de esta propuesta en el Consejo Europeo ,y a los Grupos Parlamentarios en Europa para solicitarles que estudien las medidas necesarias para que los sistemas públicos de pensiones garanticen unas pensiones dignas y suficientes. Solicitan al Gobierno de España y a los grupos parlamentarios europeos que promuevan la eliminación de las desgravaciones fiscales de las aportaciones a los fondos de pensiones privados.

Los tres partidos consideran que el PEPP no es un instrumento de protección social, sino un mecanismo de acumulación de capitales, aseguran que la Comisión Europea renuncia al objetivo de que las pensiones públicas sean suficientes, y que para promover la suscripción del PEPP se establecen en los Estados miembros desgravaciones fiscales, que son muy regresivas puesto que los trabajadores de salarios bajos no pueden destinar ninguna cantidad a planes de pensiones y por lo tanto no desgravan, siendo los perceptores de altos salarios y rentas del capital quienes pueden realizar grandes aportaciones y beneficiarse  fiscalmente.

Los partidos aseguran que el principal objetivo no es garantizar unas pensiones dignas para los trabajadores en la edad de jubilación, sino obtener más capital y canalizarlo hacía inversiones europeas a largo plazo en la economía real. Consideran que debería de ser el sector público, a través de un presupuesto europeo, mucho mayor que el actual, el responsable de decidir y ejecutar las inversiones necesarias para la economía y la sociedad europea.

En último lugar explican que de aprobarse se producirá un desvío de posibles cotizaciones sociales que podrán aumentar los ingresos de los sistemas públicos de pensiones a empresas privadas que obtendrían importantes beneficios como son los bancos, compañías de seguros, gestores de activos, fondos de pensiones de empleo y empresas de inversión.