[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Escuela Infantil Carmín de La Pola Siero celebró el fin de curso en el Teatro Auditorio.

Galería fotográfica

Publicado el 30/06/2018
El tapin La Escuela Infantil Carmín de La Pola Siero celebró el fin de curso en el Teatro Auditorio.Laura y Lucas con sus papás.

“Para nosotras es un día muy emotivo, muy especial y también un poco triste”, explicaba emocionada María Teresa García, la directora, pues “muchos niños llevan tres años, desde que eran bebés, en la escuela y esto crea un vínculo”, por lo que “las educadoras lo pasan mal”, aunque “lo organizamos con muchísima ilusión”.

El viernes 29 de junio, en la Sala de Cámara del Teatro Auditorio poleso, tuvo lugar la celebración del fin de curso de la Escuela Infantil Carmín, con la participación de los niños y niñas, personal del centro y familiares, contando con la asistencia de la concejala de educación, Aurora Cienfuegos.

La escuela es el resultado de  un convenio de colaboración entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y el Principado de Asturias, con el objetivo de “hacer posible la conciliación de la vida familiar y laboral”, en padres y madres trabajadores que no tienen con quién dejar a sus hijos, así como “la incorporaión temprana hacia un sistema educativo socializante, con detección y tratamiento de necesidades educativas especiales”. La Consejería marca las directrices de la gestión pedagógica y nombra al director/a de la escuela, mientras que el Ayuntamiento de Siero marca las directrices administrativas y la gestión del personal.

La Escuela Carmín está dirigida a niños/as de 0 a 3 años y tiene tres aulas distribuidas con ocho niños/as  de 0 a 1 año, trece niños/as de 1 a 2 años y dieciocho niños/as de 2 a 3 años. Todas las aulas son atendidas por técnicos titulados y cualificados en Educación Infantil, mientras que la dirección recae en un funcionario de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. La intención es conseguir “un centro participativo, con valores y abierto al entorno, que se pueda identificar como una escuela de calidad y prestigio en la comunidad educativa de la que forma parte, promoviendo siempre las buenas relaciones personales entre padres y equipo docente y favoreciendo la implicación de las familias en el planteamiento educativo del centro, ya que esto es garantía de eficacia en la acción educativa”. Las tarifas y bonificaciones se aplican en función de los ingresos familiares.

Los alumnos y alumnas bailaron, ante los orgullosos familiares que integraban el público, tres piezas musicales. Comenzaron los integrantes del aula de 1 a 2 años. David, Daniel, Iker, Marco, Francisco José, Lola, Marina, Ainoa, Iker, Laura, Lucas, Diana y Julián, magníficamente caracterizados de ranitas, bailaron la canción:’La rana Mariana’ dirigidos por sus educadoras, aunque a alguno los nervios le jugaron una mala pasada y se pasó llorando todo el baile… A continuación actuó el aula de ‘Los pajaritos’, compuesta por niños y niñas de 2 a 3 años que junto a sus educadoras, Natalia y Raquel, se movieron al ritmo de la marchosa canción: ‘El gallo y la pata’. Estos mismos alumnos y alumnas, que este curso se despiden del centro, ofrecieron una última y emotiva despedida interpretando: ‘Algo de mí se quedará’ pues, tal como señalaba emocionada María Teresa García, directora de la escuela, “a pesar de ser muy pequeños ya han cerrado una primera etapa de la escuela infantil, ‘la escuelina’, como cariñosamente la llamamos nosotras”.

La directora fue desgranando las actividades complementarias realizadas a lo largo del curso: “Hemos celebrado el ‘Magüestu’ y hemos contado con un cuentacuentos; celebramos la Navidad con un Papá Noel muy especial, visitando el Belén de nuestro colegio vecino; celebramos el Día de la Paz con una gigantesca paloma llena de plumas; convertimos la escuela en un mundo de cuentos para celebrar el Carnaval; los abuelitos y abuelitas contaron muchos cuentos en la Semana del Libro y también tuvimos un cuentacuentos muy especial lleno de colores; visitamos al Mago Nacho, que también nos invitó a una sesión de cuento teatralizado superdivertido. Pudimos tocar instrumentos, bailar y cantar en las jornadas de música de la escuela y celebramos el día del papá y la mamá con un regalito especial para ellos. Todas estas actividades, añadidas a las que se realizan diariamente en la escuela, espero que hayan sido del agrado de los niños y niñas, permitiéndoles avanzar un poquito más en su conocimiento del mundo y en su aprendizaje”.

Aurora Cienfuegos, concejala de Educación, Cultura y Recursos Humanos, expresó su satisfacción por “compartir con vosotros estos momentos de fiesta de fin de curso, ya que ésta es mi profesión y es en lo que disfruto” y agradeció a las familias “habernos elegido para educar a vuestros hijos e hijas, a éstos nuestros pequeños grandes tesoros”, manifestando la intención por parte del Ayuntamiento y la Fundación de Cultura de “seguir fomentando y trabajando por la escuela infantil”, dando las gracias “a las profesoras, a la dirección y a todas las personas que colaboran en la escuela para que todo funcione bien”. Considera la concejala que “para nuestros niños y niñas debemos ser guías y no imposición”, por lo  que quiso despedirse con las palabras de la madre Teresa de Calcuta que dicen: “Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo. Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo, en cada vuelo, en cada sueño, en cada vida, perdurará siempre la huella del camino enseñado”.

A continuación, dio comienzo el acto de graduación de los niños y niñas de 2 a 3 años. Paula Benito Losada, Nora Fernández Álvarez, Vega Fernández Álvarez, Enzo Fernández Fernández, Dobra Forcelledo Villanueva, Katara García Manteca, Illán García Arias, Leo Hernández Rodríguez, Nahia López Fernández, Jimena Luna Díaz, Martín Montes Hernández, Hugo Tarano Suárez, Elías Toral Rodríguez, Vega Vázquez Fernández, Daniel Vigil Fernández y Aitana Villa Fernández recogieron sus diplomas de manos de Aurora Cienfuegos.

La directora de la escuela quiso agradecer a Elena, Tamara, Yoli, María, Natalia, Raquel, Pili y Mari Carmen, “la ayuda que me habéis prestado durante este primer año, vuestra profesionalidad y vuestro gran trabajo día a día para el bienestar de  todos y cada uno de los niños y niñas”.

Eva Fernández, en nombre de las madres y padres del grupo de de 2 a 3 años, quiso “dar las gracias a todos los que formáis parte de la Escuela Infantil Carmín, por haber estado presentes tantas veces en las vidas de nuestros hijos e hijas”, pues “habéis tenido momentos difíciles, días mejores y peores pero, aún así, sacasteis fuerza y sonrisa cuando estabais con ellos” y “habéis mostrado y demostrado una gran vocación por vuestro trabajo”. “Gracias de corazón por darles no sólo unos conocimientos pedagógicos y afectivos, sino también unos valores que os agradecemos y agradeceremos durante toda la vida”, finalizó.

María Teresa, la directora, manifestó emocionada que “la fiesta de fin de curso es, para la escuela, un día muy importante, por estar presente toda la comunidad educativa: familias, educadores y personal ” y “lo hacemos con muchísima ilusión porque tenemos vocación y los que nos gusta son los niños”, por lo que “para nosotros es un día muy emotivo, muy especial y también… muy triste”, pues “muchos niños llevan tres años, desde que eran bebés, en la escuela y esto crea un vínculo”, por lo que “para las educadoras también es un día triste y lo pasan mal”.