[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


IU Siero en relación con la denuncia hecha en comisión sobre el hundimiento de las calles del casco antiguo de La Pola

Publicado el 19/06/2018

Izquierda Unida de Siero ha denunciado en comisión informativa el hundimiento del firme que están sufriendo casi la totalidad de las calles adoquinadas de La Pola Siero. Esta situación se da desde hace tiempo, y no es la primera vez que IU Siero lo lleva a los órganos municipales. Sin embargo, a pesar de ello y de que el estado de las calzadas se encuentra cada vez peor, el equipo de gobierno de PSOE y FAC no ha previsto hasta el momento ninguna inversión para la reparación de las mismas.

Izquierda Unida de Siero ha incidido especialmente en la degradación del tramo de la calle Celleruelo entre las calles Pedro Vigil y Marquesa de Canillejas por ser este tramo el que presenta peor situación, pero ha resaltado que numerosos hundimientos se repiten en todo el casco antiguo y que la alta densidad de tráfico de estas vías no augura nada bueno e indica que la situación va a seguir empeorando de continuar la pasividad del gobierno. No en vano, la calle Celleruelo desde hace años soporta el peso de la práctica totalidad de los vehículos que entran a la capital del concejo procedentes de la Autovía Minera (AS-I).

IU Siero es conocedor de la gran necesidad de inversiones que hay en el municipio, y sigue apostando por la priorización de obras fundamentales como las que atañen al servicio de aguas (tanto de abastecimiento como de saneamiento) o la reparación de caminos en la zona rural. Sin embargo, cada año tanto PSOE como FAC incluyen en sus presupuestos obras que no tienen ese carácter prioritario pero que pretenden que sirvan de lucimiento para el equipo de gobierno, olvidándose de reparaciones necesarias como esta y reclamadas por las y los sierenses.