[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La asociación Sumando celebró su fiesta de fin de curso con un “Encuentro de Familias” en el colegio Hermanos Arregui de Pola de Siero.

Publicado el 17/06/2018
El tapin La asociación Sumando celebró su fiesta de fin de curso con un “Encuentro de Familias” en el colegio Hermanos Arregui de Pola de Siero.

Una mañana de juegos y risas en la que participaron juntos padres, madres, hijos e hijas, poniendo en valor la importancia de jugar y divertirse en familia, de mirarse a los ojos e intentar ponerse en el lugar del otro.

“Celebramos el fin de curso de nuestros programas con una fiesta en la que no puedes faltar. Contaremos con una especialista que nos hará reír y disfrutar y algunas sorpresas que no podrás perderte ni tú ni tus niños”, así comenzaba la invitación que Sumando envió a todas las familias que hubieran participado en alguno de sus programas a lo largo del curso escolar.

Sumando es una organización sin ánimo de lucro dedicada al diseño y desarrollo de proyectos de intervención psicológica y social, que permiten que diferentes asociaciones, profesionales o administraciones puedan cubrir las necesidades de apoyo, orientación y asesoramiento identificadas en la población a la que atienden. En un momento en el que los recursos son escasos, en el que sacar adelante iniciativas sociales es complejo, Sumando intenta impulsar proyectos con el máximo esfuerzo pero cuidando mucho los costes y lo hacen “gracias a la adecuada coordinación y a la suma de los recursos comunitarios con los que ya se cuenta, rescatando las iniciativas que han demostrado una alta eficacia y colaborando con otras entidades que nos puedan ayudar a conseguir el objetivo”, explicaba Yurema de la Fuente, presidenta de Sumando. Los beneficiarios reciben atención gratuita y los programas se financian en colaboración con distintas administraciones y organismos. Para ello, los profesionales con los que cuenta Sumando se integran y coordinan con otros equipos como si éstos formasen parte de sus organizaciones. Cuentan con colaboradores especialistas en diferentes ámbitos de la intervención psicológica y social, como psicólogos, trabajadores sociales, mediadores familiares etc. Su forma de trabajar se basa siempre en un profundo respeto a las personas, ya que ellas conforman el centro de sus intervenciones, por delante de sus problemas o necesidades y partiendo de la base de que cada persona debe poder elegir cómo quiere vivir sin sentirse cuestionada, reconociendo su potencial para superar cualquier situación así como su derecho a reivindicar su diversidad.

“Tenemos proyectos a nivel autonómico en distintos municipios y lo que hacemos es desplazarnos nosotros para atender a las familias a los municipios, en coordinación con colegios o ayuntamientos”, refirió Yurema de la Fuente “con programas en los que hacemos intervención socio- familiar, es decir, apoyo a las familias en diferentes situaciones”.

Uno de sus programas es la intervención psicoterapéutica, llevando a cabo psicoterapia y atención psicológica a personas que atraviesan situaciones de riesgo social, trabajando de forma conjunta y coordinada con los equipos educativos. A esta categoría pertenecen OFI (Orientación Familiar Individualizada), ‘Sumándoles’ (talleres de apoyo a adolescentes) y ‘Desarrollando posibilidades’ (apoyo psicológico en centros de menores).

Otro de sus programas consiste en el diseño de acciones formativas para otros profesionales o instituciones, dirigidas a profesionales de la educación, personal de Servicios Sociales, justicia, salud, etc. A esta categoría pertenece ‘Mejorando’.

En su programa de asesoramiento, orientación y apoyo para familias, diseñan e implementan intervenciones orientadas al asesoramiento y apoyo a las familias con el objetivo de fomentar el buen trato a la infancia así como la parentalidad positiva. Dentro de esta categoría se incluye ‘Adaptándonos :dos casas, una familia’, cuyo objetivo es facilitar los procesos de separación o divorcio para evitar sufrimientos innecesarios a los menores, ya que “es la mala gestión del conflicto, más que la separación en sí, lo que afecta negativamente a los hijos”, recalcó María Riega, trabajadora social de la organización, por lo cual “ofrecemos a las familias la ayuda para volver su atención hacia las necesidades de los niños y niñas que están viviendo estas situaciones”. Se trata, fundamentalmente, de ayudar a los padres a disminuir el impacto del conflicto en los niños”, señaló Yurema de la Fuente. En esta categoría se enmarcan también ‘Adopción’, que ofrece orientación y apoyo a familias adoptivas y ‘Escuela de familias’, que “llevamos a cabo este año en el colegio Hermanos Arregui y  el año que viene también lo haremos en el colegio Celestino Montoto” y en el que “trabajamos estrategias de parentalidad positiva con las familias, ayudándolas a gestionar determinados conflictos que se pueden producir en la crianza”. Este año, en Hermanos Arregui, ‘Escuela de familias’ contó con quince padres y madres participantes, siendo impartido por las psicólogas Belén Díaz y Gea Antinoro.

La presidenta de Sumando aclaró que “aunque algunas de las actividades implican una intervención individualizada, siempre hay actuaciones grupales”, pues “además de ayudar a las familias ofreciéndoles estrategias que puedan ayudarles a gestionar los conflictos o dificultades que siempre surgen en el proceso de crianza y educación de los hijos, también intentamos, a nivel grupal, una intervención comunitaria donde se genere apoyo social, conectando a familias en situaciones similares de manera que se tejan relaciones entre ellas que puedan mantener en el futuro si lo desean” y por eso “nos gusta celebrar el fin de curso con encuentros como el de hoy, porque se juntan unas familias con otras y se crean lazos que continúan después, cuando nosotros ya no estamos”.

La fiesta de fin de curso comenzó a las once y media de la mañana, con variadas actividades organizadas por Silvia González, de ‘Más vida’, especialista en potenciar la psicología positiva con talleres generadores de bienestar y satisfacción que incluyeron diversos juegos, risoterapia, musicoterapia… que implicaban la participación conjunta de padres, madres, hijos e hijas. Una mañana de juegos y risas que puso en valor la importancia de divertirse en familia, de mirarse a los ojos e intentar ponerse en el lugar del otro, con todo el patio y zona verde del colegio disponibles y enmarcados por un sol espléndido.

A las dos de la tarde dio comienzo la comida campestre, a la que Sumando aportó la bebida mientras que cada participante llevaba comida para compartir, aunque “habéis traído comida como para quedarnos aquí una semana”, señalaba muy risueña Silvia González.