[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Exposición fotográfica ‘Les Muyeres del Petate’ en el chigre cultural El Caricós.

La exposición fotográfica ‘Les Muyeres del Petate’, ubicada en el chigre cultural El Caricós, en La Pola Siero, pretende llamar la atención sobre la situación de graves violaciones de derechos humanos y duras condiciones de vida que sufren las indígenas guatemaltecas

Publicado el 26/12/2018
El tapin Exposición fotográfica ‘Les Muyeres del Petate’ en el chigre cultural El Caricós.

La exposición ‘Les Muyeres del Petate’, ubicada en el chigre cultural El Caricós de La Pola Siero consta de catorce fotografías en las que se plasman imágenes de la vida cotidiana de las mujeres indígenas guatemaltecas cuyo modo de vida y forma de sustento se basa en el cultivo de la hoja de palma para después secarla al sol y trenzar con sus manos el petate, un tejido con el que se elaboran esteras, alfombras, sombreros, cortinas, tapetes…  y que sirve también para elaborar ‘artesanía de petate’, denominada así para distinguirla de otros tipos de artesanía no elaborada con este tejido. El petate data de la época precolombina y fue adoptado por los conquistadores españoles hasta que se popularizó el colchón de esponja pues lo mismo servía para dormir que para amortajar a los muertos o transportar fruta o enseres.

La exposición ha sido organizada por la Plataforma Siero contra les Violencies Machistes y pretende llamar la atención sobre la situación de graves violaciones de derechos humanos y las duras condiciones de vida que sufren las mujeres indígenas guatemaltecas que se dedican a elaborar la ‘artesanía de petate’, a causa de los grandes abusos de las compañías transnacionales que están expoliando sus tierras.

Ana Calleja señaló que “las fotografías han sido cedidas por la tertulia feminista Les Comadres, de Xixón y muestran imágenes de las duras condiciones de vida de estas indígenas que consiguen subsistir con la venta de la ‘artesanía de petate’, cuya elaboración es la forma de ganarse la vida de muchas mujeres guatemaltecas  y  está siendo puesta en peligro, ya que la hoja de palma con la que se teje el petate está desapareciendo a causa del monocultivo y las explotaciones mineras provocadas por grandes empresas transnacionales. “En un país que terminó en 1996 con treinta años de guerra civil en la que fueron asesinadas 200.000 personas, mientras que alrededor de un millón fueron desplazadas internamente o huyeron del país”, relataba Ana Calleja, “y en la que, una vez más, las mujeres han sido utilizadas como botín de guerra, violaciones y asesinatos masivos”, añadía, “más de veinte años después de la guerra, hoy este país vuelve a experimentar altos niveles de  violencia, pues desde que las empresas transnacionales, pertenecientes a Europa y América Latina, comenzaron a avanzar en el territorio, la situación de los indígenas se ha agravado, mientras que el monocultivo y la minería están acabando con su modo de vida así como con el autoempleo que han creado las mujeres guatemaltecas tejiendo el petate”, explicaba.

Ana Calleja destacó que “hasta tal nivel ha llegado la situación que Lolita Chávez, una profesora que es activista en la denuncia del expolio a que está siendo sometido su territorio, ha tenido que refugiarse aquí en España, concretamente en el País Vasco, por correr peligro su vida tras haber sido objeto de varios intentos de asesinato”. A propósito, cita las palabras de la activista: “A nosotras nos violan, nos secuestran y nos generan un acoso sexual y una estigmatización que los compañeros hombres no sufren, pues las mujeres cargan en sus espaldas una mochila con las piedras del machismo y el racismo. Los hombres son superiores, la gente con dinero es superior y las violencias se generan precisamente por este tipo de modelos que nos quieren imponer”. Lolita Chávez llama a “la lucha conjunta de todos los feminismos”, pidiendo al feminismo europeo que “escuche las demandas, denuncias y necesidades del resto del mundo”.

Sara Domínguez, estudiante de magisterio e integrante de la Plataforma, recordó que “el domingo 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora para denunciar la violencia ejercida contra las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación”, por lo que ese día “la Plataforma Feminista d’Asturies convoca una manifestación en Xixón a la una de la tarde que partirá del Jovellanos y aquí en La Pola, a las seis y media de la tarde, haremos una concentración y, si el tiempo lo permite, un pasacalles”, por lo que “me gustaría pedir la colaboración de las personas, que se animen a asistir y sobre todo pido la colaboración de los y las jóvenes como yo, que creo que tenemos mucho por lo que luchar y muchos motivos para salir a la calle ese día”.

María José Goicoechea, portavoz de la Plataforma, agradeció su colaboración a la tertulia Les Comadres, al Llavaderu y al Caricós, aprovechando para invitar a la reflexión, pues “quizás el Día Internacional ya se está quedando un poco obsoleto, quizás podríamos dar un giro y convertirlo en el Día Internacional contra los Maltratadores”, ya que “la sociedad entera debería estar unida contra ellos y no se está avanzando si no son nombrados y señalados”, por lo que “hay que enfocarlos, identificarlos, desenmascararlos, reprobarlos y, en su caso, condenarlos para cambiar las relaciones de subordinación imperantes entre hombres y mujeres”.