[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Carta al director: Premio Derechos Humanos de Siero 2018

Publicado el 14/11/2018

Este año la recomendación unánime del Consejo de Cooperación de Siero para otorgar el Premio DD.DD a la Flotilla Gaza, fue reconocida y apoyada igualmente por los responsables políticos. Este premio se hará entrega el próximo 10 de diciembre  en el Auditorio de La Pola Siero.

De Palestina y de Gaza en particular, poco conocemos más allá de noticias puntuales que anuncian ataques indiscriminados a una población que sufre desde décadas una guerra abierta y de la que la población civil es la principal víctima.

La Franja de Gaza sufre como consecuencia del bloqueo militar por aire, tierra y mar, las carencias más básicas como el agua de la que dispone durante 8 horas cada cuatro días, de los cortes de luz permanentes, bombardeos indiscriminados y detenciones arbitrarias incluso a menores por el mero hecho de tirar piedras a las fuerzas ocupantes.

La única lógica de los “fuertes” (el Estado de Israel), es  la aniquilación total del pueblo palestino y para ello cuenta con el apoyo de EE.UU. que no duda en justificar cualquier barbarie y financiar al Estado sionista como ha aprobado recientemente el Congreso estadounidense al aprobar una partida de 706 millones de dólares para el programa de defensa de misiles. Este monto se suma a los 31 mil millones  de ayuda militar anual y que en los próximos años aumentará hasta los 38 mil millones convirtiendo a su socio en el mayor receptor de ayuda yanqui desde la segunda guerra mundial.

Vivir en Gaza hoy, es todo un reto colosal y no solo por las agresiones que sufren cada día, sino por el impedimento de que entre en la zona ayuda humanitaria como la que en un claro desafío, trata de hacer llegar la organización de la llamada “Flotilla de Gaza” premiada por Siero y que años tras año sufre el asalto de la armada israelí en aguas incluso extraterritoriales, violando así las leyes internacionales.

Aquí no acaba la brutalidad sionista. La propia Organización Mundial de la Salud, ha denunciado que los servicios de seguridad israelíes han llegado al extremo de negar permisos para salir de la Franja a enfermos de cáncer que requieren de atenciones especiales. Frente a esta violencia sistemática, cabe preguntarse ¿cuánto pueden aguantar los palestinos? La única verdad es que Israel mantiene una situación beligerante con el apadrinamiento de EE.UU., situación que refuerza la visión del llamado “Gran Israel”.

Pocos gobiernos del mundo se aventuran a ser tan despiadados y para colmo Israel tiene el cinismo de declarar que trabaja en la promoción de una política civil para asistir a los residentes de Gaza y desplegar su economía. Notoria desfachatez cuando en los 50 años de colonialismo se ha burlado del Derecho Internacional Humanitario.

Volviendo al premio y sin desmerecer a ninguna de las otras candidaturas de este año y años anteriores, opino que ésta es la que más méritos ha merecido para tan renombrado Premio. Ojalá el ejemplo cunda en otros ayuntamientos y para otras causas que merecen nuestro apoyo y solidaridad.