[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Izquierda Unida, el entorno del Centro Polivalente de Valdesoto, que no es sino una muestra más del abandono de PSOE y FAC de la zona rural del concejo

Publicado el 07/09/2018
El tapin Izquierda Unida, el entorno del Centro Polivalente de Valdesoto, que no es sino una muestra más del abandono de PSOE y FAC de la zona rural del concejo

El abandono al que el equipo de gobierno de PSOE y FAC está sometiendo a la zona rural del concejo ha venido siendo denunciado de manera sistemática por Izquierda Unida de Siero a lo largo del presente mandato. Y aunque las quejas de las vecinas y los vecinos se centran mayoritariamente en la falta de limpieza y el estado del firme de los caminos públicos, hay otras cuestiones como la falta de mantenimiento de zonas verdes o de limpieza viaria en los entornos de los edificios municipales que no vienen sino a profundizar esa situación de desamparo que siente la población de las parroquias rurales de Siero.

Así, Izquierda Unida quiere poner de manifiesto el estado en que se encuentra el entorno del Centro Polivalente de Valdesoto y la dejadez total que este refleja: suciedad acumulada en las zonas de aparcamiento y en las aceras, hierba y hasta plantas creciendo en las juntas del edificio y hasta en las alcantarillas... El equipo de gobierno debe actuar de manera inmediata, no solo por la lamentable imagen para Siero que supone esta situación sino ya por los problemas que conlleva tener por ejemplo las alcantarillas anegadas en una región como la nuestra donde las lluvias torrenciales son frecuentes.

PSOE y FAC deben dejar de mirar para otro lado en lo que a la zona rural de Siero se refiere. Porque en opinión de IU Siero esta supone una parte importante de nuestra población y nuestro territorio, porque si queremos evitar la despoblación de las parroquias rurales debemos otorgarles al menos el mismo trato que a nuestros núcleos urbanos (si no mejor debido a las dificultades innatas a esas zonas) y demostrar a sus vecinas y vecinos nuestro compromiso con esos entornos.