[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


“¡Viva la Virgen del Carmen, viva El Carmín de La Pola!”, Alicia Vallina dio el pistoletazo de salida a las fiestas del Carmín con su pregón en el Auditorio

Publicado el 20/07/2018
El tapin “¡Viva la Virgen del Carmen, viva El Carmín de La Pola!”, Alicia Vallina dio el pistoletazo de salida a las fiestas del Carmín con su pregón en el Auditorio

“Ser de La Pola imprime categoría”, pues “la historia de este pueblo está vinculada siempre a la nobleza de sus gentes y a la raza de una estirpe orgullosa y audaz, valiente, osada a veces, amiga del chigre y de la folixa y con un patrimonio cultural que convierten a esta ilustre villa de Pola de Siero en una de las más aclamadas de todo el Principado de Asturias”, recalcó la pregonera.

“¡Viva la Virgen del Carmen, viva El Carmín de La Pola!”, así dio Alicia Vallina Vallina, el jueves 19 de julio, el pistoletazo de salida a las fiestas del Carmín de La Pola con su pregón en el Auditorio. Esta polesa nacida en 1976, licenciada en Historia del Arte, en Ciencias de la Educación y actualmente directora del Museo Naval de San Fernando en Cádiz, describió la fiesta como “sin lugar a dudas la más importante y emblemática de todo el antiguo Reino de Asturias”, y agradeció poder sentirse  parte de “un pueblo legendario, lleno de historia y tradición, pero que camina con paso firme hacia la modernidad”, porque “ser de La Pola imprime categoría y a quienes nacimos aquí nos gusta decirlo y repetimos una y otra vez la manida frase: ‘Como La Pola no lo hay’, pues de aquí salen las mozas más saladas y guapas de toda Asturias”. “¡Cuántas veces presumí yo delante de vascos, catalanes, madrileños… y hasta japoneses, de las fiestas del Carmen y Carmín”, rememoraba con orgullo.

La pregonera hizo un erudito recorrido por los orígenes de la villa y de la romería del Carmín, surgida en torno a la ermita dedicada a la Virgen del Carmen, bendecida el 17 de julio de 1695 y situada en la zona que ahora ocupa la plaza de Les Campes, donde los romeros, a la sombra de los castaños, consumían empanadas de anguilas y otras viandas caseras tras la misa y la procesión, que discurría por toda la villa. Recordó personajes emblemáticos de La Pola, sus edificios históricos, su patrimonio cultural y su gran tradición musical, pues “la historia de este pueblo está vinculada siempre a la nobleza de sus gentes y a la raza de una estire orgullosa y audaz, valiente y osada a veces, amiga del chigre y de la folixa y con un patrimonio cultural que convierten a esta villa de Pola de Siero en una de las más aclamadas de todo el Principado de Asturias”. Rememoró también la pregonera sus vivencias infantiles ligadas a la villa, su devoción al Cristo de Santana, de cuya cofradía es miembro y a quien pedía, junto a su abuela, “que no lloviera el lunes del Carmín y poder subir al prau sin que me destiñera ese sombrero que me compraba en los hippies un año sí y otro también”. “No hay mozu o moza que no haya cortejado en El Carmín, hace medio siglo o el año pasado”, señaló, pues “hay cosas que permanecen inalterables a lo largo del tiempo” y recordó los orígenes del tradicional pañuelo del Carmín, cuando en el año 1682 se prohibió que “hombres y mujeres uniera sus dedos en la Danza Prima”, a lo que la picaresca de los polesos respondió sorteando la prohibición y “comenzaron a emplear pañuelos para evitar el roce de las manos”, pues “¡estaría bueno que el poleso no pudiera juntar las manos con la moza que corteja!”.

Destacó Alicia Vallina el importante patrimonio de la villa en tradiciones y ritos, haciendo especial mención de “la sidra como patrimonio inmaterial de la colectividad asturiana” y a los “Sidros y Comedies, en proceso de ser declarados Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial”. Por ello recordó a “los poderes públicos representativos de la ciudadanía y de los habitantes de esta villa su obligación de  respetar, recuperar e invertir en la conservación de este magnífico patrimonio y exhortó a los vecinos a “darlo a conocer, ponerlo en valor y protegerlo para que las generaciones venideras de polesos puedan disfrutarlo y sentirse orgullosos de formar parte de esa villa, cuyo patrimonio cultural es tan excepcional como sus gentes”. En este sentido aprovechó para solicitar al Ayuntamiento el apoyo en la iniciativa de “publicar una edición escrita con buena parte de los pregones que, desde la década de los sesenta del pasado siglo, se convierten en referencia iniciática de esta romería”, con el fin de “devolver a esta ilustre villa una parte de la historia que a lo largo de los siglos nos ha regalado”. “Me siento orgullosa y emocionada de pertenecer por cuna, por sentimiento y por corazón a esta ilustre villa de Pola de Siero, patria pequeña y altanera, generosa, honesta y valiente”, finalizó la pregonera para anunciar que “es tiempo ahora de celebrar con armonía, con regocijo y orgullo, esta fiesta centenaria, bajo el manto protector de la Virgen del Carmen y la sombra de los castaños del prau del Carmín”. “¡Viva la Virgen del Carmen, viva el Carmín de La Pola!”, concluyó entre entusiasmados “¡Viva!” y aplausos del público.

A continuación Alicia Vallina recibió el título de Socia de Honor de la Sociedad de Festejos del Carmín de Pola de Siero de manos del alcalde, Ángel García y la Asociación Sierense de Amigos de la Música, en la persona de su presidente, Ángel Vázquez Costilla, recibió la Mención Especial de manos de Antonio Martínez, vicepresidente de la Sociedad de Festejos.

Jenaro Soto, presidente de la Sociedad de Festejos, manifestó que “aunque hoy es un día de alegría, para mí es algo triste a la vez pues, posiblemente, éste sea mi último Carmín al frente de la Sociedad de Festejos, ya que habrá elecciones en octubre y mi intención, de momento, es no continuar en el cargo”.

El broche de la noche corrió a cargo de la Asociación Sierense de Amigos de la Música, cuya banda interpretó temas como ‘El Carmín’, pasodoble sobre motivos asturianos, ‘La polesina’, canción romance a la mujer polesa, ‘Cómprame un pañuelu madre’, canción sobre la fiesta del Carmín a la que puso voz el tenor José Luis Suárez Cuesta, o ‘Pola de Siero’, himno compuesto por el músico poleso Falo Moro.