[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Plataforma Crematorios al Llau de la Xente Non exige al Ayuntamiento la ejecución de la sentencia que obliga a desmantelar las instalaciones del crematorio.

“Esta ‘fiesta’, que va a salir por bastantes euros al Ayuntamiento, la debería pagar el equipo de gobierno con su patrimonio personal, además de asumir las responsabilidades políticas”, recalcó Ana Calleja, integrante de la Plataforma.

Publicado el 06/07/2018
El tapin La Plataforma Crematorios al Llau de la Xente Non exige al Ayuntamiento la ejecución de la sentencia que obliga a desmantelar las instalaciones del crematorio.

Tras la sentencia “firme y justa” contra la instalación de un crematorio en el casco urbano de Pola de Siero, cercano al centro de salud, colegios y viviendas, la Plataforma Crematorios al Llau de la Xente Non, convocó este viernes 6 de julio una rueda de prensa para dar las gracias a “todas aquellas personas  que, con su firma, su aportación económica, a través de la compra de lotería o de cualquier otra forma al desarrollo de las actividades llevadas a cabo por esta Plataforma en defensa de los intereses ciudadanos y contra la instalación del crematorio”.

Juan Luis Vallina, representante de Izquierda Unida y miembro de la Plataforma, explicó que la sentencia obliga a la empresa a “restaurar la situación anterior”, al declarar “nulo de raíz e insubsanable” el acto impugnado y, por tanto, al “desmantelamiento de la chimenea y demás habitáculos y no a un simple ‘precintado’, como es el caso, según se desprende de  las declaraciones municipales”. “Tenemos constancia de que no se ha incinerado a más gente, pero el precintado tampoco fue supervisado por el Ayuntamiento, como correspondería hacer para ver si se atiene a lo estipulado por la sentencia”, declaró Vallina, quien también señaló que “las negociaciones que tenga el Ayuntamiento con la empresa Meana sobre una nueva ubicación, como ha salido en algún medio de comunicación, nos son indiferentes  siempre que cualquier instalación posterior se haga en un terreno que se ajuste a la ley. También refirió que “en el mandato anterior, los grupos que votaron a favor de la reivindicación de la Plataforma fueron advertidos de una posible prevaricación”,  lo que le lleva a considerar que “hoy son los grupos que votaron a favor los que realmente prevaricaron, por lo que han de asumir responsabilidades políticas al margen de los informes de los técnicos, sobre cuyo colectivo siempre recaen las negligencias políticas” y “yo creo que esas responsabilidades políticas tendrían que asumirlas públicamente pidiendo, cuanto menos, perdón a la ciudadanía”.

Ana Calleja, integrante de la Plataforma, quiso “dejar claro” que “esta ‘fiesta’, que va a salir por bastantes euros a este Ayuntamiento, la debería pagar el equipo de gobierno con su patrimonio personal, además de asumir las responsabilidades políticas”. Señaló, además, que “no nos parece ni medianamente lógico el hecho de que el Ayuntamiento negocie con la empresa sin haberse dignado en ningún momento a hablar con la Plataforma e informarnos de cómo se va a proceder al cierre del crematorio”. “El Ayuntamiento lo perdió todo, por lo que deberá pagar, además de las costas judiciales del proceso, incluidas las de la parte demandante, la obra, los gastos y lo que pierde de ganar la empresa Meana, con lo cual van a ser millones lo que tengan que pagar”, recalcó.

Juan Luis Vallina, puntualizo que “si el Ayuntamiento no ejecuta la sentencia, la Plataforma presentará una nueva demanda, que supondría un desembolso aún mayor para el Ayuntamiento”, por lo que “queremos ahorrarles más gastos innecesarios”.

Ana Calleja también quiso comunicar a los vecinos que “el próximo jueves 12 de julio, a las 19 horas, vamos a repartir información aquí, en la plaza del Ayuntamiento” y además “vamos a hacer una celebración, a la que estaán invitados todos los vecinos, tomando unos culetes de sidra y… algo más”.